EL SILENCIO DEL HAIKU, por Grego.es

Zen Garden
Creative Commons License photo credit: h.koppdelaney

(el haiku es un breve poema de origen japonés que intenta expresar la esencia de un momento vivido con conciencia)

El haiku es lo más parecido al silencio.

Este poema con tan pocas sílabas se convierte en un susurro de silencio para todo aquel que está atento.

Hablar del silencio siempre es un contrasentido porque el silencio es más una experiencia que un tema de estudio.
Sin embargo hablar de la relación entre el silencio y el haiku es una buena recomendación ya que puede servir para dar mayor fundamento a nuestros poemas.

 

El haiku habla del silencio

Todo haiku tiene un trasfondo de quietud y silencio. Silencio del que contempla el momento haiku y silencio del lector que percibe la emoción que subyace en el poema.
Hay una comunicación de silencios, de corazón a corazón, como se dice en el zen.
Cuando un silencio de un tono conecta con otro silencio del mismo tono se produce la comunicación, una especie de vibración callada pero intensa.
El ambiente del haiku es un ambiente de silencio.

Regreso al alba,
en el pueblo que duerme
nadie me espera.
– Isabel Pose –

Este haiku de Isabel habla de la soledad y el silencio, dos aspectos esenciales de un haijin. El alba suele ser un momento de silencio, “el pueblo que duerme” también está en silencio.

Si percibo la esencia de una escena evocadora de haiku es porque mi ego se ha silenciado y se ha hecho, por lo menos en ese instante, permeable a la experiencia pura y directa de la realidad.
Mediante estos breves despertares vamos retornando a la conciencia de unidad que siempre hemos sido.

Se calla el grillo,
se calla y cuando paso
canta cien veces.
– Manuel Hontoria –

En este haiku de Manuel se percibe el silencio del grillo que se calla. Sin embargo, una vez pasa, el sonido del grillo vuelve a sonar una y otra vez.
Cuando estamos presentes con conciencia, la realidad se silencia para ser captada tal cual es. Cuando pasamos y volvemos a la actividad, el sonido vuelve a producirse.
Y está bien que sea así, porque la realidad se mueve entre estos dos polos de movimiento y quietud, de sonido y silencio.

 

La fertilidad del silencio

De mi experiencia puedo decir que los haiku más auténticos han nacido de un momento de silencio, sobre todo silencio interior.

Hay algunos haijines que utilizan los puntos suspensivos en sus haikus para señalar el kire o cesura. Este signo de puntuación crea un espacio en el poema y un silencio del que surgen los versos siguientes.
Al igual que en las partituras de música, se utilizan los silencios y existe un silencio para cada figura.

El alma se vuelve femenina y recibe una y otra vez, en suaves bocanadas, lo que la realidad directa le dicta en su pregón continuo.

En un buen haiku no hace falta decir más palabras ni hablar más de lo necesario.
Como se dice de una imagen, un haiku vale más que mil palabras.

Grego.es

Share

Comentarios

Publicado en Blog, Grego-textos, Haiku
9 Comentarios en “EL SILENCIO DEL HAIKU, por Grego.es
  1. Xaro La dice:

    Muy precioso lo que escribes, en este caso que me ha encantado sobre el silencio del haiku, muchas gracias por traerlo. Besos

  2. Excelente, Grego. Gracias

  3. Gracias Grego… _/_

  4. Anónimo dice:

    Bella apreciación del valor del silencio, y su papel en el haiku. Bien logrados poemas ilustran el artículo. Enhorabuena. Fernando Rdz.-Izquierdo

  5. Gracias Grego, siempre guiándonos por el camino del haiku . Ese silencio tan presente y tan escurridizo a la vez … Un abrazo

  6. Maravilloso. La simple lectura del texto te invita al silencio y te lleva a él. un bso grande

  7. Elías dice:

    Grego, es una exquisitez, todo perfectamente cuidado y la propia lectura es imbuirte en lasminsmísmas entrañas del haiku. Gracias por estas cosas que tanto bien nos hacen. Un abrazote