EL HAIKU Y LA FOTOGRAFÍA, por Grego.es

 

[simage=154,160,n,left,]

 

Quiero comenzar con un texto de Thomas Merton, monje trapense, escritor y poeta:

“Ningún escrito sobre la dimensión solitaria y meditativa de la vida puede decir algo que no haya sido dicho ya, mejor, por el viento que sopla sobre los pinos. Estas páginas no buscan más que ser el eco del silencio y de la paz que se “oye” cuando la lluvia cae libremente sobre las colinas y los bosques.”

Thomas Merton.  Amar y vivir. Ed. Oniro

 

El suplemento de la última gaceta de Hojas en la Acera trata sobre el silencio en el haiku.

Y cuando hablamos del silencio no podemos más que hablar del eco de esa experiencia.

 

– Experiencia personal y opiniones de otros autores

En esta breve presentación voy a ir exponiendo algunas reflexiones personales y fragmentos de otros autores sobre la relación entre el haiku y la fotografía.

Sólo nos dará tiempo a dar unas pinceladas sobre el tema.

 

– Haiku y fotografía tocan terreno común en el espíritu humano.

La fotografía es un mundo que tiene múltiples facetas (reportaje, retrato, vida social, deportes, etc). Nos vamos a centrar en la dimensión más contemplativa de este arte.

Veremos algunos aspectos comunes de ambas disciplinas.

La realidad está ahí, la estamos viviendo continuamente, el mundo, las experiencias, las emociones… todo rebosa vida. La diferencia es el encuadre que le damos a eso que vemos o sentimos.

En fotografía, hay todo un arte de encuadrar lo que estamos viendo.

En el haiku, de forma parecida, encuadramos la realidad que estamos viendo y resaltamos aquello que nos llama la atención.

– Expresión de la esencia de un momento vivido con consciencia

Cualquier momento, experiencia o escena puede ser presentada en un haiku o en una fotografía, cualquiera.

El elemento decisivo es la presencia consciente en esa situación, y la vivencia de unidad con todo ello.

 

– Un sentimiento de inocencia y sencillez de corazón.

Una presencia que no tiene tanto un tono místico o espiritual, que también cabe, como un sentimiento de inocencia y sencillez de corazón.

Un corazón que se abre al mundo y en esa apertura recibe cualquier hecho como una revelación del misterio de la vida.

Ese sentimiento de inocencia se expresa muy bien en este haiku:

 

 

 Mientras me reñían

por haber cogido el girasol,

yo miraba la flor

KOIZUMI TOSHIHARU

(niño de 7 años)

 

– El poeta de haiku como notario de la Naturaleza (Vicente Haya)

Dice Vicente: “La condición de notario de la Naturaleza que adquiere el poeta de haiku es fundamental. El haiku debe ocurrir ante el poeta. No puede ser imaginado ni elaborado en abstracto; el haiku no es elucubración, no es arquitectura de la mente humana. Sólo pretende plasmar la existencia tal como es para transmitir así su misterio sin tener que explicarlo.”

 

– El Miksang y la fotografía contemplativa

– dejar de luchar por obtener una imagen fotográfica brillante o conmovedora

El Miksang está basado en las enseñanzas Shambhala del maestro de meditación, artista y profesor budista, Chögyam Trungpa Rimpoche. Según él, debemos dejar de luchar por obtener una imagen fotográfica brillante o conmovedora y liberarnos de la necesidad de impresionar. Esto sólo ocurre cuando practicamos una percepción pura.

 

En el haiku huimos también de cualquier atisbo de lucimiento, expresiones pretenciosas, y predomina la humildad (de humus – tierra, por los suelos, no por el aire).

En relación con esto de ir por los suelos…

En el suplemento de la última gaceta de Hojas en la Acera, sobre el silencio en el haiku, habla Félix Arce de un niño que contempla a las hormigas que suben y bajan por una hoja de hierba.

Dice Félix: “Contemplar el mundo a ras de suelo. En cuclillas, como una pequeña rana, contemplando las cosas, todas. Con la humildad y la confianza de un niño que no sabe de humildad ni de confianza. Desde la pureza de mi silencio.”

 

– El descubrimiento de la auténtica bondad es algo que se alcanza a partir de las experiencias más sencillas.

Dice este maestro tibetano:

“Continuamente tenemos atisbos de esa bondad, pero no solemos reconocerlos. Cuando escuchamos un sonido melodioso, cuando salimos de la ducha nos sentimos frescos y limpios y, al salir de una habitación cargada, agradecemos la bocanada súbita de aire fresco. Aunque estos eventos pueden durar una fracción de segundo, constituyen auténticas experiencias de bondad. Están sucediéndonos continuamente, pero por lo común las ignoramos.”

 

Fuente: http://foto36.com/miksang/

 

 

 

Luz de otoño;

el canario de la jaula

vuelve a cantar

Mercedes Pérez – Kotori

 

Ahí fuera está la luz, la luz del otoño (que es maravillosa para la fotografía).

Hay un canario dentro de una jaula, y ese canario vuelve a cantar, ya lo ha hecho antes y vuelve a hacerlo.

Hay un bello contraste entre la luz de fuera y el canario enjaulado.

 

– El haiku de «lo sagrado», es, en esencia, una fotografía de algo que sucede fuera de nosotros (Vicente Haya)

Para Vicente, el haiku de «lo sagrado» es el subgénero del haiku por antonomasia.

Dice lo siguiente: “El haiku es fotografía, instantánea, fiel captación; no pensamiento, no reflexión, no satori. Nosotros, como poetas de haiku, no tenemos nada que comprender o explicar del mundo; sólo tenemos que acallar toda esa subjetividad nuestra que nos impide percibir el mundo tal como es.”

 

Este es el verdadero arte y misterio del haiku: percibir el mundo tal como es.

 

– Hay haikus que son una fotografía…

 

En la flor blanca

del ciruelo amanece

suavemente

Yosa Buson

(trad. José María Bermejo)

Vemos perfectamente la imagen de esa flor en el ciruelo sobre la que cae suavemente la luz del amanecer. Es un haiku muy visual.

Y hay fotografías que son un haiku…

 

 

Foto-haiku junio 2008

Shutterhack – Fadzly Mubin

Licencia Creative Commons

 

Unas hierbecillas que crecen entre unas traviesas de madera, desapercibidas para la mayoría de los que puedan pasar por allí.

 

Esta fotografía fue expuesta en el foto-haiku de paseos.net y el haiku ganador fue este de Sandra Pérez:

Crece la hierba…

un rayito de sol

entre maderos.

 

 

El proceso creativo de ambas artes tiene similitudes

 

Fases Fotografía Haiku
Percepción Captura de la película o sensor El momento haiku impresiona nuestros sentidos, tal como hace la luz en la película.
Procesado Revelar el negativo, para separar las luces y sombras Depurar la experiencia, definiendo los elementos esenciales.
Impresión Positivado en papel Expresar lo vivido en los versos del haiku.

 

– Poner en práctica un estado de plena consciencia al hacer una fotografía (George Dewolfe)

 

George Dewolfe es autor de un libro titulado “La fotografía en blanco y negro”, que me regalaron para Reyes.

Dice este autor:

“Cuando estoy fotografiando intento poner en práctica un estado de plena consciencia. Se trata de una habilidad ancestral que permite estar presente, aquí y ahora, en el momento y lugar en que será la imagen.

Permite que mi mente esté calmada y mi conciencia se halle abierta y vacía ante cualquier estímulo. Esta práctica me ayuda a ver las cosas plenamente, tanto las que vemos como las que sentimos: los misterios.  Creo que si puedo ver y sentir la imagen al mismo tiempo, la
probabilidad de que haya algo realmente bueno es elevada, en cuyo caso debería hacer una fotografía.”

 

Texto del libro de “La fotografía en blanco y negro” de George Dewolfe

http://blogdegrego.blogspot.com/2011/03/descubra-su-obra-maestra-george-dewolfe.html

 

Creo que es indudable el parecido con el haiku.

 

– La vida no se reduce a unos titulares

En relación con esto, un periodista sevillano, Juan José Téllez, dice que los periodistas tienen la tendencia de reducirlo todo a titulares, cuando la vida esta llena de detalles y matices que con frecuencia no sabemos captar.

Creo que esto es verdad. Muchas veces vamos por la vida fijándonos nada más que en los grandes hechos, en las grandes figuras… Nosotros mismos queremos hacer grandes obras, que sean bien reconocidas.

El haiku nos puede ayudar a romper esta tendencia y abrirnos a la percepción de un universo de pequeñas cosas.

 

– Tanto el haiku como la fotografía piden dos cosas: pararse y ver (Jordi Climent)

Dice Jordi:

“Haiku y fotografía están íntimamente ligados. Decimos del haiku que es un poema breve que busca capturar un momento concreto de la realidad. Un aquí y ahora que salta como una chispa y que ilumina la oscuridad en la que solemos movernos. Y lo mismo podría decirse de la fotografía. Ambas artes son capaces de transformar un instante de anodina cotidianeidad en un fogonazo de belleza deslumbrante.”

Artículo de Jordi Climent en la gaceta Hojas en la Acera num. 8

 

Ahí es nada, pararse, o sea, detener el ritmo de vida trepidante que llevamos, muchas veces inconscientemente para huir de nosotros mismos, una huida hacia adelante.

Pararse y ver, o sea, darse cuenta de la inmensidad de detalles que tiene la vida que nos rodea.

 

 

 

una libélula –

la claridad del alba

sobre sus alas

Jordi Climent

 

Para sentir este momento-haiku, una libélula con la luz del alba sobre sus alas hay que detenerse y mirar lo que tenemos delante.

Quiero terminar con un haiku de Félix Arce, Momiji, que me remitió como felicitación de año nuevo.

El haiku y la foto me parecen extraordinarios y en cierto modo condensan todo lo que he querido expresar.

 

 

el mundo…

un puro destello

dejado por la lluvia

Félix Arce

 

Ponencia presentada en el Curso de verano de la Universidad de Castilla-La Mancha

“Adentrándonos en el haiku japonés”

Aýna (Albacete), 6 – 8 de julio 2011

Gregorio Dávila de Tena

Share

Comentarios

5 Comentarios en “EL HAIKU Y LA FOTOGRAFÍA, por Grego.es
  1. Anónimo dice:

    Belleza verdadera, Belleza de Dios…

  2. Me ha parecido tan interesante (yo mismo intento que quien me lee vea las imágenes de mis haikus) que he colocado tu página como enlace en mi blog. Salu2, Grego, de alguien que tb tuvo la suerte de saborear tu ponencia en Ayna.

  3. joaquin dice:

    Te felicito por la combinación de imagen/haiku. Tanto las imagenes como los haiku estan llenos de belleza.

  4. susana dice:

    Me ha gustado tanto como cuando lo presentaste en Aýna. La combinación de imagen/haiku, perfecta.

  5. Gracias Grego…. me alegro que hayas compartido este trabajo tan interesante que une mis dos grandes pasiones y que tuvimos la suerte de ver en Aýna.

    Un abrazo.