EL HIJO (de Sharon Olds) de Iván Onia


Iván Onia
El hijo
Maclein y Parker. Sevilla, 2018.

Estuve en la presentación de este libro en la factoría del Gallo Rojo de Sevilla el pasado 19 de septiembre.

Me llamó la atención el ejercicio de escritura que había hecho Iván para este poemario. A partir del libro de Sharon Olds “El padre” seleccionó 28 poemas, los que más le habían impactado. De cada poema seleccionó un verso, que fue como un hilo para ir hilvanando su poema. Pensó la estructura, los temas, etc. y se puso manos a la obra: hacer un poema por día, 28 días intensos en los que concentró las horas que suele dedicar a un poema (entre 4 y 15 horas).

En el último poema Iván explica el sentido de este libro desde la voz de su hijo que le habla:
“Una noche encendiste la luz y la luz era tu cabeza; un poemario a tu hijo donde el punto de partida fuera El padre, de Sharon Olds. Con los mismos títulos, pero vistos desde la otra orilla. No sería un libro dedicado a la muerte, sino a la vida, una bienvenida, en vez de un adiós.” (Mi hijo me habla desde los vivos).

Algunos versos destacables:
“El ombligo es como un punto y seguido / en el relato de la historia humana” (Alzándose)
“Para expandirte, yo debo encogerme. / Si quieres dominar el lenguaje, / yo tengo que cederte mi memoria./ Hay una alegría tibia en los vasos comunicantes…” (Un año)
“Adoro los agujeros que la luz ametralla a través de la persiana en los cuartos. Nos convierte en abejas obreras, velando el sueño regio de la siesta.” (Halándome de la mano)

A través del poemario se percibe un solapamiento entre la vida y la muerte.
De la reseña de la editorial: “Vida y muerte. Dos caras de la misma moneda que se encuentran y se contienen la una a la otra, danzando juntas. Tejidos a la par el acontecimiento orgánico y vertiginoso del nacimiento de un hijo con el fallecimiento de un padre, en un juego poético que es a la vez celebración, homenaje y elegía.”

Iván demuestra una técnica bien desarrollada con la alternancia de versos medidos, verso libre y prosa poética. Maneja muy bien las imágenes, en muchos casos originales, las metáforas, el cambio de ritmo, etc.

La edición de Maclein y Parker es elegante, rústica cosida, con guardas de color negro, cubierta en mate con solapas generosas y papel ahuesado de buena calidad. El libro tiene muy buena sensación en la mano.

El otro día leía este texto de Apolonio de Tiana que está relacionado con este tema:
“No hay muerte de nadie, sino sólo en apariencia, así como no hay nacimiento de ninguno, salvo en lo exterior. El cambio de ser a devenir parece ser nacimiento. El cambio de devenir a ser, parece ser muerte, mas en realidad ninguno realmente nace, así como ninguno realmente muere. Es simplemente el hacerse visible y luego invisible; la primera por la densidad de la materia, y la última por la sutileza del Ser, Ser que es siempre el mismo, siendo su único cambio el movimiento y el reposo.”

 

Comentarios Facebook
Share