BELVEDERE, por Susana Benet

BELVEDERE, por Susana Benet

No era el jardín, tampoco las cornejas
cansadas de volar,
picoteando en la hierba, ajenas
a la muda insistencia de mis ojos.

Ni era la bruma
detenida en el aire
ni el fuego del otoño deshojándose
con su último fulgor
sobre la tarde en calma.
No era eso todo.
Había otra belleza más allá
de la simple mirada:

                                un gran silencio,

una luz nueva, algo remoto
vertiéndose hacia dentro,
abriendo otro jardín desconocido
tras los muros del corazón.


(de: La durmiente – Pre-Textos 2013)

(fotografía: Susana Benet)

Fuente: NOCHES BLANCAS: POEMA

 

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.