FILOSOFÍA DEL AMOR, por Mónica Cavallé

SONY DSC

Interesante texto de Mónica Cavallé en relación con el taller del sábado 11 de junio en Madrid, Centro Nagual. 

Pocas cosas contribuyen de forma más directa a la felicidad en el vivir que nuestra satisfacción y plenitud afectivas, que un corazón cálido, abierto y radiante.

El objetivo de este taller es indagar en la naturaleza del amor y ahondar de forma práctica, y desde una perspectiva filosófica, en algunas de las causas de nuestras carencias y dificultades afectivas más habituales. Probablemente nunca como en nuestra época se ha exaltado más el amor y el romance, y nunca la soledad y la frustración afectivas han sido tan epidémicas. Esclareceremos de forma conjunta, a través de prácticas breves, y a la luz de intuiciones centrales de la filosofía perenne, las raíces de la soledad, de la dificultad para asumirnos tal y como somos, de los fracasos amorosos recurrentes, de los desencuentros y desarmonías habituales en nuestras relaciones interpersonales, del resentimiento que nos torna hostiles y bloquea nuestra capacidad de amar.

Muchas de las dificultades descritas remiten a una causa última: la “herida metafísica” de habernos creído separados de la fuente del amor. Un vacío que se intenta llenar, infructuosamente, con reconocimiento, admiración, validación o aprobación externas, éxito, estatus, perfección, placer, pseudoromanticismo, con la construcción de un yo-ideal o de un tú-ideal, etcétera.

Hay un amor pleno, incondicional, y siempre disponible, el amor que somos en nuestro mismo centro. Podemos amar y recibir amor libremente cuando sabemos recibir el amor que somos con los brazos abiertos. Si no es así, si no nos asumimos tal y como somos ni reconocemos de forma sentida nuestro valor sagrado, nunca nos sentiremos amados de forma serena y estable. Esperar que alguien nos otorgue sentimiento de valor como ser humano es un abuso. Pedimos un imposible y ponemos sobre el otro una carga demasiado pesada. El ser humano tiene un fondo infinito que requiere una satisfacción infinita. Nunca podrá ser saciado por ninguna persona ni realidad concreta, salvo cuando estas se tornan transparentes y nos remiten a una belleza más amplia y profunda, a la belleza de Ser: la única que nos sacia, y a través de la cual nos sacian todas las cosas; la única que explica nuestro profundo anhelo de amor, de belleza y de felicidad.

(…)

El amor del Ser interior

El amor es la única razón por la que vivimos y el único propósito de la vida. Vivimos por el amor y vivimos buscando el amor. Por amor, un actor actúa y por amor el escritor escribe. Por amor, una persona sensual se deleita en los placeres del cuerpo y por amor, el que medita se vuelve hacia adentro y se aísla del mundo. Todo lo que hacemos en la vida lo hacemos con la esperanza de experimentar amor. Decimos: “si no lo encuentro hoy, quizá lo encuentre mañana. Si no lo encuentro en esta persona, quizá lo encuentre en aquella”. El amor es esencial para todos nosotros.

No es de sorprender que continuemos en busca del amor porque todos hemos nacido del amor. Salimos del amor. No somos sino vibraciones de amor. El amor nos sostiene y, al final en él nos fundimos. En el principio sólo estaba el vacío. Luego, el amor de Dios empezó a latir y todo cobró existencia. Cuando dos esposos expresan su amor, ese amor toma vida en la forma de un niño. Así también, según los grandes autores de las escrituras, al desbordarse el océano de amor de Shiva y Sahkti (el supremo Absoluto y su fuerza creadora), ese amor tomo la forma de este mundo y de todas las criaturas en él contenidas. Por consiguiente, el mundo es una expansión de Dios y, al igual que Él, rebosa amor. Este mundo no es más que una escuela de amor; las relaciones que nos unen a nuestro esposo o a nuestra esposa, a nuestros hijos y a nuestros padres, a nuestras amistades y parientes son la universidad en la que hemos de aprender lo que realmente son el amor y la devoción.

“He cobrado vida”   Swami Muktananda.

Fuente y más información:  Centro Nagual

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.