CONOCER ES SER, de Nube del no saber

Zemanta Related Posts Thumbnail

Encontramos la misma estrategia en el autor de la Nube: “te dije que olvidaras toda cosa y todo conocimiento excepto la conciencia ciega de tu existencia desnuda”…  Es decir, observarse con el propósito de “olvidarse de sí”, dando valor al observador impersonal, al testigo, “hasta poderse revestir de la conciencia de Dios mismo”, algo que se lleva a cabo deshaciendo todo tipo de conciencia personal”, siendo el ser de Dios (“Dios es tu ser”) (Nube 1992: 141).

Conocer es ser: ser la única existencia que es. La conciencia múltiple había quedado atrás, ahora también “la conciencia ciega de la existencia desnuda” (la conciencia testigo) para ser el que es, pues “Él es el ser de sí mismo y de todas las cosas, y sólo se diferencia de las otras criaturas en que él es el ser de sí mismo y de todo. Es en todo y todo es en él y tienen su ser en él como él es el ser de todo” (Nube 1992: 124).

La mente que finalmente ve y experimenta a Dios tal cual es en su desnuda realidad, no está más separada de él que lo está de su propio ser que es uno en esencia y naturaleza. Pues así como Dios es uno con su ser, de la misma manera, el espíritu que ve y experimenta a Dios es uno con aquel a quien ve y experimenta, porque se han convertido los dos en uno por la gracia. (Nube 1992: 150)

Nube: La nube del no saber, anónimo del siglo XIV

Fuente: Teresa Guardans. La verdad del silencio: Por los caminos del asombro. Barcelona: Herder, 2009

Share

Comentarios