EXCUSATIO-ACCUSATIO, por Grego.es

EXCUSATIO-ACCUSATIO, por Grego.es

Food of Love

En uno de nuestros habituales viajes a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), mi culto amigo Juan Béjar me reveló el siguiente latinajo: “Excusatio non petita, accusatio manifesta”, locución latina cuya traducción literal es ‘excusa no pedida, acusación manifiesta’. En el ámbito jurídico significa que todo aquel que se disculpa de una falta sin que nadie le haya pedido explicaciones se está señalando como autor de la misma. Esta frase me dejó cavilando sobre la profundidad de su significado.

Aplicando esta frase al ámbito de la personalidad podemos extraer algún jugo reflexivo.
Nuestra tradición cultural ha enfatizado el sentimiento de culpa y el perfeccionismo de nuestro comportamiento.
Si no hacemos las cosas según el modelo o norma interiorizada nos sentimos culpables. Nuestro juez interior es severo e implacable. Como decía una amiga: “algunos no tenemos un juez sino un tribunal entero”.
El perfeccionismo aspira a realizar las obras según un patrón utópico, muchas veces inalcanzable, que nos aleja de la realidad que tocamos. Buscamos el “momento de gloria” en todo lo que hacemos y nos olvidamos del suelo que pisamos. Este moverse entre el cielo y el suelo nos estira y nos tensiona.
Estos dos sentimientos, culpa y perfeccionismo, como no puede ser de otra manera, nos generan muchas frustraciones y desilusiones.
Por esta razón salvamos el pellejo dando explicaciones que nadie nos ha pedido, sólo por una necesidad de autojustificación que busca calmar la ansiedad de no llegar al ideal y no perder la valoración de los demás.
La justificación es un mecanismo mental de nuestro ego que busca mantenerse en la burbuja narcisista.
La vida no necesita excusas, la vida no pide explicaciones, la vida nunca te acusa de nada.
La vida sólo quiere que confíes en ella y te sueltes en sus brazos con la tranquilidad de quien se sabe llevado a buen puerto, como un bebé que dormita confiado en brazos de su madre (acallo y modero mis deseos, como un niño en brazos de su madre. salmo 130).

Grego.es

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.