QUIETUD Y FLUIR, por Ajahn Chah

In acceptance, there is peace  HDR

La quietud es la calma y el fluir es la sabiduría. Practicamos la meditación para que la mente se calme, como el agua cuando está en calma. Entonces es cuando puede fluir.
Al principio aprendemos cómo es el agua en calma y cómo es el agua que fluye. Después de practicar durante un tiempo, vemos cómo ambos estados se apoyan el uno al otro. Los dos fluyen y al mismo tiempo están en calma: es algo que no es fácil de comprender.
Podemos entender que el agua en calma no fluye y que el agua que fluye no está en calma. Pero cuando practicamos, experimentamos ambos estados a la vez. La mente de un verdadero practicante es como el agua en calma que fluye, o como el agua que fluye en calma; sea lo que sea lo que ocurra en la mente de un practicante de Dharma, tendrá esa cualidad. Si sólo fluyera, no sería correcto.Y si solo estuviera en calma, tampoco lo sería. Cuando tenemos experiencia en la práctica, nuestra mente se encuentra en este estado del agua fluyendo en calma.
Es algo que nunca hemos visto. Cuando vemos el agua que fluye, sólo fluye. Y cuando vemos el agua en calma, sólo permanece quieta. Pero en nuestra mente, es realmente así: como agua fluyendo en calma. En nuestra práctica del Dharma el samadhi, o la calma, y la sabiduría van unidos. En este caso, donde quiera que nos sentemos en meditación, nuestra mente estará en calma y fluirá. Será como el agua en calma fluyendo.
Siempre que esto ocurre en la mente del practicante, es algo diferente y extraño, es distinto de la mente ordinaria que uno ha experimentado hasta ese momento. Antes, cuando se movía, sólo se movía. Y cuando estaba en calma, permanecía quieta, sólo estaba en calma: la mente puede compararse al agua de esta forma. Pero a través de la meditación entra en un estado que es como el del agua fluyendo en calma. Sea lo que sea lo que estemos haciendo, nuestra mente es como el agua que fluye y, al mismo tiempo, está en calma. Al tener la mente esta cualidad, hay en ella tanto calma como sabiduría.

Ajahn Chah, “Todo llega, todo pasa. Enseñanzas sobre la cesación del sufrimiento”.

Fuente: Prezencia incondicional

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.