HAMBRE DE AMOR, por Eknath Easwaran

Zemanta Related Posts Thumbnail

12 de abril

Hay hambre de pan y hay hambre de amor, bondad, dedicación; y la gran pobreza de todo ello es la causa de tantos sufrimientos en la gente. Madre Teresa de Calcuta.

Nuestra civilización está tan orientada hacia lo puramente físico, que cuando oímos la palabra “hambre” de inmediato pensamos en cosas tales como vitaminas, minerales y aminoácidos. Rara vez se nos ocurre que, así como en el cuerpo los problemas aparecen cuando el alimento recibido no es el adecuado, también la persona privada de amor – o lo que es peor, que tiene dificultad para amar- padece problemas de la misma gravedad.
Y no me refiero sólo a problemas emocionales, que desde luego se incluyen. Aparecen cada vez más pruebas de que la ausencia de amor no sólo lleva a la soledad, la desesperación y el resentimiento, sino que al mismo tiempo contribuye al deterioro de la salud física. Cuando figuras espirituales como la madre Teresa nos hablan de nuestra necesidad de amor y de recibir tanto amor como el que se da, se trata de una necesidad que para nada es metafórica. Ella no se refiere a alguna vaga espiritualidad; está hablando de buena nutrición. Resentimiento, hostilidad, alienación y egoísmo son otras enfermedades por carencia. Se podrá contar con todos los minerales, vitaminas y aminoácidos esenciales, conocidos o desconocidos, pero si nos falta amor, si no podemos amar, es poco probable que nos mantengamos bien de salud.

Fuente:  365 Pensamientos inspiradores. Eknath Easwaran. RBA Libros, S.A. 2000

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.