EL CULTIVO DEL BAMBÚ, por Pedro Rizo

bamboo

“Es verdaderamente asombroso lo que sucede con el cultivo del bambú japonés. Siembras la semilla, la abonas, te ocupas de regarla constantemente y durante los primeros tiempos no sucede cosa apreciable. En realidad no pasa nada durante los primeros siete años. ¡Siete años! A tal punto, que un aficionado no avisado estaría convencido de haber comprado semillas muertas. Sin embargo, al final del séptimo año y en un periodo de solo seis semanas, la planta de bambú crece más de 30 metros. Durante esos siete años, sin dar una mínima muestra de existir, el bambú estuvo creando un complicado sistema de raíces que le iban a permitir el vertiginoso crecimiento de sus últimas seis semanas. Una planta con un cuerpo denso y armonioso, con una corteza brillante y dura como el pedernal, a la vez que maleable y útil para miles de aplicaciones: en fontanería o en medicina; desde un entarimado hasta la impermeabilización del palacio de un mandarín; lo mismo para una caña de pescar que para un puente sobre el rio Kwai. ¡Una joya!”

Fuente: www.viviragradecidos.org

Comentarios Facebook
Share
EL CULTIVO DEL BAMBÚ, por Pedro Rizo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.