SABIDURÍA Y AMOR, por Jeff Foster

Puy Saint Vincent

Quiero analizar mi frase favorita de Nisargadatta Maharaj.

“Sabiduría es el reconocimiento de que yo soy nada…
Amor es el reconocimiento de que yo soy todo…
Entre estos dos, mi vida fluye.”

“Sabiduría es el reconocimiento de que yo soy nada…”.

Tú eres el inmenso e ilimitado océano de Conciencia, esa Conciencia que no puede definirse ni ser contenida por el pensamiento siempre cambiante (incluyendo el pensamiento “conciencia”) ni por el sentimiento (incluso algún sentimiento de gran expansión) ni por ninguna sensación (ya sea su presencia o su ausencia). Como Conciencia tú eres inmutable y siempre presente, el fondo en paz en donde el mundo plasma su representación. Tú eres la quieta pantalla en donde todas las películas de la vida llegan a bailar y a cantar.

“Amor es el reconocimiento de que yo soy todo…”

Como el océano de conciencia, eres inseparable de, e íntimamente con cada ola que surge y se disuelve. Cada pensamiento, sentimiento, imagen, memoria, percepción, sensación, sonido, aroma, no son “cosas” separadas que aparecen y desaparecen en ti, o sobre ti, o cerca de ti, estos son movimientos DE ti, olas de ti mismo, compartiendo tu esencia, jamás están a ninguna distancia en tiempo o en espacio de tu cálida presencia. Tu presencia es permiso puro. Tú iluminas cada momento.

“Entre estos dos, mi vida fluye.”

Vivimos esta paradoja divina. Sabiéndonos como la nada, como ese inmenso espacio abierto, inherentemente libre y en paz, jamás necesitando nada que llegue a completarnos, y esto es Sabiduría. Decimos “neti, neti” (ni esto, ni aquello), ya que nada de lo que percibimos nos puede definir. Si somos conscientes de esto, entonces esto no nos puede contener a nosotros. Al mismo tiempo, y esto es crucial si es que no queremos caer en el nihilismo, en el frío desapego y en la arrogancia espiritual (por ejemplo, en la identificación con una versión conceptual de lo absoluto y andar diciendo por ahí cosas como “¡No soy nadie!” o “¡Yo soy lo Absoluto y tú no!”), como la nada, también somos el hogar cósmico de todo. Somos la inmensidad en donde cada pensamiento, sensación, sentimiento, es absolutamente bienvenido, radicalmente aceptado, profundamente permitido. Somos el hogar para aquellos que no tienen casa, el SÍ para cada momento, tal y como es. Los pensamientos, sensaciones y sentimientos no son nuestros enemigos, tampoco son una parte “externa” a nosotros, ellos son nuestros hijos, nuestra carne y sangre, todos surgiendo y disolviéndose dentro de nuestro eterno abrazo. No podemos evitar amar a nuestros propios hijos. Este no es un amor que provenga de la mente, sino el amor que mantiene a los planetas en órbita y hace florecer a la primavera.

En esta intimidad, ni siquiera podemos decir “neti neti” – decimos “TODO esto, y esto también, y esto también…”, porque ahora, todo esto es yo mismo, el mundo entero, toda manifestación, el cosmos… y aquí, en lugar de desconexión y frialdad, encuentro amor y calidez y una gran compasión, no como algo que yo “haga” sino como aquello que soy, y ahora el despertar ya no se trata de pretender no ser nada ni nadie y sentarme en la cima de mi montaña y negar el mundo, es más bien abrirme a TODA la vida, a lo sagrado y a lo profano, a lo bueno y a lo malo, a la luz y a la oscuridad. Es hacerme amigo de TODAS las partes de mí mismo, sabiendo en el fondo que yo soy tú. Esto es Jesús tocando a los leprosos. Es el Buda sosteniendo una flor. Es el reconocimiento de que somos absolutamente indivisibles del flujo de la vida, el reconocimiento de que somos inmensos, que cuando le damos la espalda a la vida sólo nos la estamos dando a nosotros mismos… como si eso fuera posible.

La sabiduría y el amor son inseparables, y siento que cualquier maestro espiritual auténtico no debe predicar sino más bien realmente vivir esta verdad. Y un maestro espiritual puede ser cualquier planta, cualquier humano, cualquier animal que nos haga recordar nuestra verdadera naturaleza.

Jeff Foster
(Traducido por Tarsila Murguía)

Fuente: facebook.com/jeff-foster-en-español/

Comentarios Facebook
Share
SABIDURÍA Y AMOR, por Jeff Foster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.