SÓLO EL AMOR ES REAL, por Jeff Foster

[youtube width=”600″ height=”450″]http://youtu.be/3kdQksr9WHg[/youtube]

 

“Todo el mundo tiene 5.5 litros de sangre. Sólo soy un ser humano. Para mí todos son iguales…”

Tocando lo intocable. Dejando atrás el dogma. Reconociendo al “otro” como yo mismo bajo otro disfraz. Incapaz de alejarme. Ya sabes, se trata de uno parloteando acerca de la Unidad, presumiendo sobre nuestros maravillosos despertares, explicando a los demás cómo hemos evolucionado espiritualmente y discutiendo si hay o no un yo separado. Una cosa muy diferente es vivir una vida que refleje el entendimiento de nuestra completa inseparabilidad. Más allá de la claridad y de la sabiduría, está este amor – esta expresión viviente, tan motivante, con una claridad inamovible. El amor puede expresarse como se expresa aquí, a través de limpiar y alimentar al hambriento, silenciosamente y sin drama de por medio, sin la necesidad de gritarlo a los cuatro vientos. O puede expresarse de otras maneras. El amor es salvaje y libre – quién sabe cómo se expresará este entendimiento. No todos tenemos que vivir como este hombre. Pero como podemos ver, debe expresarse, simplemente debe hacerlo, si es que hemos de estar plenamente vivos y ser plenamente humanos. La claridad sin amor resulta completamente insípida y vana. El abrirnos radicalmente a la vida, no evitar el dolor sino darle la cara, despierta una alegría, una satisfacción y una cálida compasión que todo el dinero y toda la seguridad en el mundo no puede comprar. Cuando dejamos de poner atención al mundo, cuando nos escondemos para no ver el sufrimiento de los demás, tan sólo nos estamos escondiendo de nuestros propios reflejos. Violamos nuestro voto Bodhisattva, impreso en nuestro corazón desde siempre. Es nuestro propio sufrimiento del que nos escondemos.

Bendito este hombre Narayanan Krishnan y todos los demás que trabajan incansablemente para aliviar el sufrimiento del mundo, a pesar de que saben que tal vez, en última instancia, se trate de una lucha sin fin – que la gente ha sufrido y que posiblemente así seguirá siendo. Pero esa filosofía no es su preocupación ya que el aquí y el ahora les importa muchísimo más. Su actual trabajo no es recompensado – su trabajo es la recompensa.

Les digo a estos conceptos espirituales de “no hay un yo” o “no hay ningún sufrimiento” o “el mundo es sólo una ilusión” o “no hay elección”, ¡inclinen sus cabezas en señal de vergüenza! Ustedes han evidenciado ser la filosofía nihilista y triste de los satisfechos y bien alimentados. Su dogma se disuelve ahora. Sólo el amor es real. Sólo el amor ha sido siempre real.

Jeff Foster

Traducido por Tarsila Murguía

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.