INTEGRANDO PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD: ENRIQUE MARTÍNEZ LOZANO, por Grego.es

 

El fin de semana pasado, del 26 al 28 de octubre, he asistido a un taller sobre Psicología y Espiritualidad, impartido por Enrique Martínez Lozano (Teruel, 1950), psicoterapeuta, sociólogo y teólogo.

La temática del taller giraba en torno a cuatro palabras importantes en cualquier trabajo personal: el niño interior, la sombra, la compasión y la espiritualidad.

Su amplia formación y su vasta cultura hacen muy amenas sus exposiciones, citando con frecuencia a autores variados.
Combina las sesiones prácticas con otras de contenido más formal, en las que intercala testimonios de su experiencia personal y anécdotas de su recorrido vital.
Su comunicación es fluida, amena y clara, con un talante muy pedagógico y buen sentido del humor.

Tenía ganas de conocer a Enrique porque su enfoque integrador me resuena con fuerza en este momento de mi vida.
Unifica con maestría el trabajo psicológico y espiritual. Muchas de sus prácticas van recorriendo todos los niveles de la persona: corporal, sensorial, mental-psicológico, espiritual y transpersonal (Consciencia), dentro de esa unidad que somos.

Enrique considera que:
“La palabra ‘espiritualidad’ está un poco gastada, pero es probable rescatar su contenido original, si usamos, de entrada, estas cuatro: interioridad, profundidad, transpersonalidad y no-dualidad.
Interioridad es lo opuesto a la banalidad, al ‘envoltorio’. Dirige nuestra mirada hacia ese lugar, hacia ese ‘núcleo amoroso’, oculto a simple vista, pero del que brota la Vida.
Profundidad es lo opuesto a superficialidad. Habla de hondura que, en la literatura espiritual, coincide con la altura. Nos orienta hacia ese mismo y único lugar, liberándonos de la compulsión que nos mantiene en la superficie de las cosas, y del vacío que hay en su origen: “Debajo del dolor está el Amor” que da el sentido profundo a la vida.
Transpersonalidad es lo opuesto a egocentración. La práctica espiritual consiste en la desapropiación progresiva del ego: cuanto más te vacías, más te llenas. Hasta el punto de que, como dijera Peter Russell, “del camino espiritual, ningún EGO sale con vida… gracias a Dios”.
No-dualidad es lo opuesto a separación dualista. La mente es necesariamente dual, porque sólo puede operar a partir de la separación sujeto/objeto. Sin embargo, esa lectura de la mente, que sostiene al ego en la creencia de ser una entidad separada del resto, es un engaño. La realidad se halla interconectada en un Todo único, en un Abrazo no-dual que integra las diferencias, que nos hace sentirnos “conectados” a todo, nos “une” a todos por dentro, nos “religa” (“religión”) a “Algo Mayor”.”

Me parece muy novedosa su visión de la persona de Jesús:
“Desde el nuevo modelo no-dual -que se corresponde con el estadio transpersonal y que está emergiendo con fuerza en todos los ámbitos del saber-, se deja de percibir a Jesús como un ser separado -objeto de culto-, para reconocerlo como expresión admirable de lo que somos. Se descubren claves nuevas para comprender su humanidad más honda y su espiritualidad más genuina. Así también, Jesús pasa de ser contemplado y admirado a ser experimentado y vivido.”

Enrique terminó el taller con una alusión al trabajo de estas dimensiones en el ámbito educativo, con referencia a dos experiencias concretas del norte de España.

Al ser sólo un fin de semana, sólo se pudieron presentar los temas tratados como una introducción motivadora para el trabajo personal, pero aún así, el contenido resultó muy completo y gratificante.

No es fácil encontrar, dentro de la tradición cristiana, a alguien que integre de manera tan coherente la psicoterapia, la espiritualidad y el compromiso social. Es un regalo haberlo conocido.

Os dejo el enlace a su página web, por si os interesa:

http://www.enriquemartinezlozano.com/

Grego.es

Comentarios Facebook
Share
2 Comentarios en “INTEGRANDO PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD: ENRIQUE MARTÍNEZ LOZANO, por Grego.es
  1. Evidentemente, me ha encantado el curso y lo recomiendo: para mí, es una demostración de que el zen (que me ha dado tantas respuestas y tanta luz) y el cristianismo van muy, muy cerca.

  2. Lola Montes dice:

    Comparto contigo tu comentario sobre el Curso de Enrique. Me parece una persona muy valiosa que compagina muy bien los aspectos del ser humano. También yo he disfrutado con su Curso y lo recomiendo. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.