EL SILENCIO ES AUSENCIA, por Alicia Martínez

 

“El Silencio es ausencia de lo que nos separa de este momento.” J.F.Moratiel O.P.

Ausencia de lo que nos separa… tan leve como eso, ni siquiera algo, sólo ausencia, olvido. Estamos tan preocupados por retener, que permitirse ese olvido, esa ausencia nos parece impensable…y realmente lo es. No puede pensarse. El Silencio es olvido del pensar y del saber.

Y ¿qué nos separa de este ahora?

Dice Jesús a sus discípulos: “Quedaos aquí”. Tan sencillo como eso, “estar sencillamente donde estamos”. Pero ¿qué nos lo impide? ¿por qué no permanecemos en la vida? ¿de que huimos?¿a que tenemos miedo?

Dice Moratiel: “Lo que resquebraja nuestra presencia es símbolo de nuestra ausencia.” ¿Qué rompe esa unidad con nosotros mismos? ¿el miedo? ¿es ese el motivo de nuestra ausencia?

Dice Jesús: “No os inquietéis por el mañana”, o lo que es lo mismo: no temáis, no huyáis del presente. Y Moratiel: “La vida está aquí. No en el ayer que pasó, en mañana, que es una fantasía, una ilusión.”

Y si la vida está aquí ¿dónde estamos nosotros? Ausentes, ajenos a la vida, a nosotros mismos. El Silencio es entonces la ausencia de otra ausencia, la ausencia de estar ausentes de nosotros, o sea, una invitación, un encuentro.

Nos propone Moratiel observar la naturaleza, la creación.

La ausencia de memoria del agua, su docilidad y blandura que hace imposible la herida, la cicatriz.
La levedad del aire, que es surcado por los pájaros sin que dejen en él su huella.
El fuego, la luz que ilumina nuestros pasos, para que estemos atentos a cada uno de ellos. No hay que retenerla, está siempre disponible. Incluso la noche es un vientre donde se gesta la luz.
La tierra es acogedora, y estable, se deja arar y permanece, sosteniendo la vida.
Y por último el espacio, la Presencia de lo Invisible. Moratiel nos indica que lo visible es el camino de lo Invisible, para que sepamos por donde caminar.

¿Qué nos dicen entonces los elementos?

Que lo que somos, lo que nos constituye, es el camino. Somos esos elementos, que están en todo. Podemos sentir esa unidad en nosotros. Es la sencillez de reconocernos como carne, como sangre, como tierra. Es también dejarnos alumbrar por el cielo, dejarnos amar, aceptar que somos amados y que si estamos aquí, en este ahora es porque ese amor nos sostiene. ¿por qué no dejarse caer en sus brazos?¿por qué no confiar? En realidad, si no confiamos en la vida, estamos desconfiando de nosotros mismos, porque somos ella.

¿Cuál es nuestra relación con nosotros mismos?

Nos desconocemos, por eso la desconfianza, y quizás por eso la huida del presente, que nos quiere reintegrar a nuestro propio seno, al vientre en el que fuimos formados, en el que somos creados a cada instante.

“Estar en Silencio, es amar”, dice Moratiel. Amarnos en este ahora. No hay otra forma de estar presentes, sino amando. No hay otra forma de amar, sino estando presentes.

El Silencio es ausencia de lo que nos separa, por eso es acogida, amor.

Amar la vida y disfrutar de ella, tal como es, aceptándola incondicionalmente.

Dice Moratiel: “Al principio había confusión, había caos….y dijo Dios: -Haya Luz-
Cuando la conciencia se da cuenta de la confusión de ese momento,
parar, ser presente, para recibir luz…”

Percibir la confusión, el caos interior y ahí detenerse, afrontarlo y mirar. Esa es la presencia, esa es la luz. “Ese es nuestro pan de cada día”, porque cada día podemos hacerlo, tenemos la oportunidad de hacerlo.

Dijo Jesús a sus discípulos: “Venid, vayamos a un lugar desierto, y tranquilo para que descanséis”. Encontrar ese lugar desierto, repleto de ausencia de lo que nos separa, de presencia, de aceptación de la confusión, del caos, de todo lo que somos, es nuestro descanso, es la invitación que recibimos cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo. La vida nos susurra en el corazón: – Ven, quédate aquí, descansa en ti, no huyas de este instante, que no hay nada que temer-.

Ojalá que abracemos ese olvido, esa ausencia de barreras, ese abrazo incondicional de “lo que es” dentro y fuera de nosotros.

Alicia Martínez

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.