INOCENTE ASOMBRO, por Toni Packer

La verdad no necesita una partera para nacer.
Toni Packer

Esta mañana es única. Nunca antes sucedió. Y nunca más sucederá. Por eso es tan fresca, tan nueva, tan llena de vitalidad y belleza: resonando con el rugido del tránsito que se arremolina en los estrechos cañones y, al mismo tiempo, impregnada de luz y aire y cielo.

Mientras escuchamos interiormente nuestras penas y alegrías, sintiendo el cuerpo tensarse y relajarse, el corazón latiendo rápido o lento, la respiración fluyendo agitada o en calma. ¿Podemos contemplarlo todo con inocente asombro?

Pensamientos, argumentos, emociones y juicios giran en el espacio vacío como partículas de polvo visibles en el rayo de luz. El vacío no es un concepto misterioso. Es la ausencia de la necesidad de ser yo interfiriendo, controlando. Es la ausencia de resistencia. ¿Han sentido alguna vez ausencia de resistencia? ¿Un entregarse de manera incondicional a lo que es? La señal “Ceda el paso” de las rutas dice: “Mire cuidadosamente porque pueden estar viniendo automóviles muy velozmente y es peligroso. ¡Déjelos pasar! Mire y escuche. Hay un momento oportuno para unirse al tránsito.”

Con preguntas renovadas vienen nuevas indagaciones y un escuchar nuevo. Cielo y tierra se abren en el simple estar aquí tal como somos, respirando: ¡el milagro de este momento! Nada está separado. Todo está aquí tal cual es, completamente simple. No hay nadie aquí para adjudicárselo.

Toni Packer
El milagro de la presencia
El camino de la indagación meditativa

Fuente: http://blogvict.blogspot.com.es/2012/07/inocente-asombro.html

Share

Comentarios

Un comentario en “INOCENTE ASOMBRO, por Toni Packer
  1. Sandra Perez dice:

    Gracias Grego, me vino excelente esta mañana…