CUENTO DEL REY Y EL SABIO

Por un pequeño reinado de la antigüedad pasó una vez un sabio que tenía la fama de resolver todos los enigmas que se le plantearan. El Rey, que era un hombre de un gran temperamento, dominado de alguna manera por sus pasiones, lo mandó llamar y le pidió que le diera una fórmula para la felicidad.
Entonces el sabio se retiró algunos meses hasta que volvió al reino, y le regaló al rey un anillo; junto con el anillo le regaló también la consigna de que leyera una inscripción interna (un pequeño letrero que sólo el rey podía leer) en los momentos de mayor euforia, de mayor éxito, así como en los momentos de mayor amargura, derrota y depresión.

La gente empezó a notar que el rey en sus mejores y peores momentos miraba a su anillo y leía aquella inscripción interna y que con el paso del tiempo esa costumbre lo había transformado en un hombre más sabio y justo, con mucha mayor capacidad de gobernar sanamente aquella comunidad. Trascendió incluso en el reino que en la inscripción interna del anillo del rey había solamente tres palabras.
Cuando murió el Rey los habitantes del reino quisieron saber cuál era la inscripción que había transformado la historia del Rey y de alguna manera la de ellos también.
Fueron a ver el anillo y en su parte interna encontraron escritas estas tres palabras: “Esto también pasarᔑ. Estas palabras, en los momentos de mayor euforia y triunfo significaban para el rey la posibilidad de poner los pies en la tierra, así como en los momentos de dolor se transformaban en un símbolo de esperanza. En unos y en otros momentos le significaron la posibilidad de mirar hacia adentro y, desde el sentido del éxito interno, la ansiada fórmula de la felicidad.

Comentarios Facebook
Share
3 Comentarios en “CUENTO DEL REY Y EL SABIO
  1. Jose Enrique dice:

    Realmente muy hermoso, me hicieron ver y recordar tantas cosas lndas…Saluditos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.