DESCANSAR EN UNO MISMO, por Grego.es

tree of light
Creative Commons License photo credit: esther**

¡Qué maravilla poder reposar en uno mismo, en lo que realmente uno es!
Que descanso para el alma abandonar la búsqueda exterior
y permanecer en el ser auténtico que ya uno es,
en la vida que llevamos desde la eternidad de los tiempos.
¡Qué descanso y libertad se siente, cuando te paras y te das cuenta de esto!,
cuando miras sinceramente tu interior para ver la verdad que hay en ti,
sin autoengaños ni falsas expectativas,
sin tener que recibir la aprobación ni el reconocimiento de nadie.

No hay nada que buscar, porque todo está aquí ya.
(…tranquila y en silencio he mantenido mi alma, como un niño saciado que se aprieta a su madre; mi alma en mí nada reclama… salmo 130)

Sólo hay que ir tomando conciencia de ello,
ir manteniendo y estabilizando ese estado de conciencia,
mediante los espacios de meditación y la práctica en la vida diaria.
Por muy lejos que vayamos o por mucho que busquemos
siempre llegamos al mismo sitio:
nuestro ser interior en el que descansa el Espíritu (“…si escalo el cielo allí estás tú, si bajo a los abismos allí te encuentro…” salmo 138)

Tomar conciencia de que el Reino está dentro de nosotros… no fuera,
que en Él nos movemos y existimos… (no podemos ir a otro sitio fuera de Él).
Cuando tomamos conciencia de esto brotan de nuestro interior ríos de agua viva (no estancada), se encarnan en nosotros palabras de vida eterna.

La conciencia del Espíritu no es difícil de alcanzar,
sino que es imposible de evitar (Ken Wilber).
Se trata de descansar en lo que soy en este momento,
sin aferramiento ni luchas, sin apegarme ni rechazar nada.

Todo lo que vivo es bueno si lo vivo inmerso en esta conciencia.

Cuando voy caminando, soy ese caminar..
cuando estoy llorando, soy ese llorar…
cuando barro la cocina, soy ese barrer…
cuando escucho a alguien, soy ese escuchar…
Es así de sencillo…

Una letra de flamenco decía más o menos así:
“La luz que durante tanto tiempo busqué fuera, la he encontrado en mi interior.”

Y Thomas Merton dejó escrito esto:
“En el centro de nuestro ser hay un lugar de luz pura,
un lugar completamente inaccesible al pecado y a la ilusión”

¿por qué perdemos la conciencia de ese estado,
si cuando lo saboreamos mínimamente sabemos que ese es nuestro ser natural?

Grego.es

Comentarios Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.