OBSERVAR LA MENTE, por Charlotte Joko Beck

Walker

La práctica del Zen no es como aprender historia antigua o matemáticas o alta cocina; porque cuando se trata de nuestro rasgo característico –la forma como tendemos a enfrentar la presión—la contracción emocional es generada precisamente por la forma equivocada como utilizamos nuestra mente. No podemos utilizar nuestra pequeña mente para corregir las fallas de esa pequeña mente. El problema es colosal: Aquello que investigamos es justamente nuestra herramienta de investigación. La forma distorsionada como pensamos, distorsiona nuestros esfuerzos para corregir tal distorsión.

Solo hay una forma de escapar de este círculo y de poder vernos claramente: debemos salir de la pequeña mente y observarla. Aquello que observa no piensa, porque el observador puede observar el pensamiento. Debemos observar la mente y ver que es lo que hace. Debemos ver la forma como ella produce su cúmulo de pensamientos egocéntricos, creando tensión en el cuerpo. El proceso de salir y dar un paso hacia atrás para observar no es complicado, pero para quienes no están acostumbrados a él puede parecer nuevo y extraño e, incluso, atemorizante con la persistencia, sin embargo, se hace cada vez más fácil.

LA VIDA TAL Y COMO ES. Enseñanzas sobre el Zen.
Autora: Charlotte Joko Beck, Steve Smith.
Editorial: Grupo Editorial Norma. Bogotá, Colombia (Mayo 2006), p. 42-43

photo by: Fr Antunes
FacebookTwitterGoogle+EvernotePrintFriendlyComparte

Comentarios

Sobre nosotros

Google+ Grego

Publicado en: Antología, Blog, La práctica
Aviso legal | Grego.es 2010-2013 |Créditos