SOBRE EL SILENCIO, por Cristina Kaufmann

into the light

 

… la persona humana es persona en la medida en que se comunica, es decir, que deja resonar a Dios en ella. […] Sólo puede ser persona cuando se percata del hondón de su ser, de su soledad, donde ella es presente a sí misma, donde nace constantemente su ser, su yo, donde ella se recibe, se posee y desde donde se puede dar al otro: a Dios y a los demás.

El silencio viene a ser la madre, el útero de la persona, ya que sólo desde él recibe vida que es comunicación. […] Este fundamental silencio que lleva en sí la soledad de la persona y que la hace ser ella misma, es la fuente y la condición absoluta para que viva y se deje fecundar por otras formas de silencio, todas ellas nacidas de este fondo único de la persona.

Desde allí cobra o recobra una aptitud de percibir el mensaje de todo lo que le rodea. La capacidad para oír, escuchar el silencio del mar, de las montañas, de una flor, del viento y de las nubes; su mirada y su oído se hacen permeables al silencio sonoro de la naturaleza, llevada a su más alta expresión en el hermano. Así descubre el ritmo entre el silencio y la palabra, entre soledad y comunión en el universo donde ella existe y en el universo que ella misma es.

Cristina Kaufmann.
Rostro femenino de Dios. Bilbao, Desclée de Brouwer,1997, p.95.

Fuente: http://www.cetr.net/

Share

Comentarios

Publicado en Blog, Esencia
Un comentario en “SOBRE EL SILENCIO, por Cristina Kaufmann
  1. Maríangela dice:

    Gratitud……………………silencio…………………..Paz…………….ausencia de miedo……………..Amor……………..Dios