LA AUTENTICIDAD, por Grego.es

“Sin autenticidad no hay haiku”, Onitsura
“La verdad os hará libres”, Jesús de Nazaret

Creo que una de las dimensiones más escondidas del ser humano es la autenticidad.
Desde nuestra más tierna infancia hemos sido educados en la apariencia, la complacencia y la aprobación de los demás.
Nuestra personalidad se ha ido moldeando principalmente en función de las demandas externas y de los ajustes a las normas y estándares.
Nuestras necesidades personales, proyectos, anhelos y gustos ha quedado siempre relegados a un segundo plano.

Como consecuencia de esto, la mayoría de nosotros hemos construido una especie de escaparate para mostrarnos ante los demás, como una carta de presentación de la que creemos nuestra mejor versión de nosotros mismos.
Si no tomamos conciencia de esto, vamos por la vida exhibiéndonos con ese escaparate diseñado en función de lo que los demás requieren de mi y no de lo que realmente somos.
En cierto modo, nos convertimos en un fraude para los demás y para nosotros mismos.

Por ello, descubrir nuestra autenticidad nos permite darnos cuenta del falseamiento de nuestro ser genuino, del engaño que supone esa fachada que no transparenta nuestra realidad interior.

Ser auténtico o verdadero significa mostrarnos tal y como somos, aunque a más de uno no le guste;
significa aceptar lo bueno y lo malo que tenemos, sin entrar en una guerra interna entre bien y mal;
abrazar las emociones que navegan por nuestro interior, sean del talante que sean;
hacer las paces con nuestro niño interior, que ha sufrido por el miedo, la ira y el abandono;
establecer unas relaciones de madurez con los demás, sin entrar en juegos compensatorios de nuestros déficits;
decir lo que pensamos sin acritud pero con firmeza;
asumir nuestros estados de ánimo con serenidad, sabiendo que todo pasa;
saber distanciarse de la vorágine de pensamientos que ronda nuestra cabeza;
dedicar tiempos al silencio, la reflexión y la meditación, como espacios de salud mental y espiritual.

Grego.es

Share

Comentarios

Publicado en Blog, Grego-textos, Reflexiones